Tipos y calidades del oro.

onsiderando que el oro puro es aquel de 24k, entonces debemos coincidir que mientras tenga una pieza de ese quilate, entonces estamos ante el verdadero oro. Todo lo que pesa dicha pieza “vale oro”, será el más caro, pero en verdad, será bastante difícil adquirir la misma, pues en 24 k, este precioso metal es demasiado blando para ser usado normalmente por consiguiente su resistencia será mínima. Y nadie quiere que su pureza valiosa se rompa, justamente lo contrario, se busca que su valor perdure en el tiempo.

Entonces, y en la búsqueda de adquirir piezas resistentes y valiosas derivadas de “el precioso“, debemos saber, por ejemplo, que en joyería fina se denomina:

  • Oro alto: es aquél que tiene 18 partes de oro por 6 de otro metal o metales (75% en oro). Estaríamos hablando de una pieza de 18k
  • Oro medio: que tiene 14 partes de oro por 10 de otros metales (58,33% en oro)
  • Oro bajo: el que tiene 10 partes de oro por 14 de otros metales (41,67% en oro).

Es decir los quilates de la pieza que vamos a adquirir se van a calcular de acuerdo a la cantidad de partes de oro con las que fue creada, sin contar aquellas aleaciones con otros metales, que será utilizados, como dijimos en primer lugar para tornar al metal dorado más duro o bien para reducir su valor (a los efectos del comercio)

Veremos, además que en joyería se utilizan diferentes aleaciones para obtener diferentes colores

  • Oro amarillo = 1000 g de oro amarillo tienen 750 g de oro, 125 g de plata y 125 g de cobre.
  • Oro rojo = 1000 g de oro rojo contienen 750 g de oro y 250 g de cobre.
  • Oro rosa = 1000 g de oro rosa contienen 750 g de oro, 50 g de plata y 200 g de cobre.
  • Oro blanco = 1000 g de oro blanco tienen 750 g de oro y 160 g de paladio y 90 g de plata.
  • Oro gris = 1000 g de oro gris tienen 750 g de oro, alrededor de 150 g de níquel y 100 g de cobre.
  • Oro verde = 1000 g de oro verde contienen 750 g de oro y 250 g de plata.

Siempre hay que recordar que cuando uno adquiere una pieza de joyería además de pagar el costo por el quilate de oro que estamos adquiriendo debemos considerar que la mano de obra que requiere dicha pieza tiene mil y una variante, pues la mayoría de las veces estamos ante el trabajo de un artesano.

Recomendación: como dije antes, si no eres experto, entonces consigue uno que te asesore o bien adquiera la pieza en lugares reconocidos por su seriedad y credibilidad, como vimos hay muchos modos de que el oro que nos vendan no sea tal, pues no hay modo desde el ojo común de detectar cuantas partes de oro tiene nuestra bella adquisición

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.