La prohibición de poseer oro físico de inversión: las lecciones del siglo 20.

Reading Time: 4 minutes

¿Como las personas pueden perder el oro que poseen?: Tres ejemplos históricos.

En Europa, el oro es a veces objeto de una atención especial por parte de nuestros gobiernos. A veces el oro es nacionalizadoexpropiado o incluso robado en toda legalidad.

Lección número 1. El oro no es seguro, ni siquiera en forma de joyas.

1935: Mussolini roba el oro de Italia.

En 1935, el dictador Benito Mussolini hizo un llamamiento al patriotismo de los italianos, invitándoles a intercambiar sus anillos de boda y anillos de oro para anillo de hierro. Más que una invitación, era una suerte de obligación “moral y patriótica”. Mussolini logró obtener 35 toneladas de oro.

Lección número 2. El oro no es seguro, ni siquiera en la caja fuerte de un banco.

1939: la Alemania nazi roba el oro de los checos.

Con sede en Suiza, el” Banco de Pagos Internacionales” (BPI)es supuestamente un organismo independiente. Las cabezas de este banco establecieron un código de honor y son independiente de los gobiernos de sus países de origen. En teoría, por supuesto.

El 20 de marzo de 1939, poco después del desfile de las tropas alemanas en Praga, se envió un mensaje al BPI. Parecía venir del Banco Nacional Checo. Era una orden para que el Banco de Inglaterra (en esta época, como ahora, el Banco de Inglaterra guardaba las reservas de oro de muchas naciones, entre ellas Alemania) haga una transferencia de la cuenta 2A a la cuenta n ° 17. Los suizos deberían pensar: Que casualidad, ¿no?

Porque poco antes, los funcionarios del banco central en Praga habían notificado a los suizos de la llegada de las tropas alemanas, y que por lo tanto todas nuevas instrucciones debían ser ignorada. No importa que el Parlamento británico había bloqueado todos los activos Checa, precisamente para protegerlos de los nazis. Y no importa que el Banco de Inglaterra sabía que el número 2 contenía el oro de la BIS Checa y que la cuenta N º 17 era la cuenta de la Reichsbank, el banco central alemán. El oro fue trasladado discretamente y el oro en 10 días fue vendido por los alemanes.

Lección número 3. La posesión de monedas de oro puede ser prohibida.

1966: El oro de inversión en la mira del gobierno británico.

Veinte años después del final de la guerra, y treinta y cinco años después de que Gran Bretaña había abandonado el patrón oro, la libra esterlina se depreciaba fuertemente en el mercado de divisas. Para protegerse de la caída del valor de la libra, los británicos empezaron a comprar oro, especialmente en el extranjero.

El gobierno laborista instituyó una prohibición para la importación de monedas de oro, y prohibió a los ciudadanos británicos la posesión de más de cuatro monedas de oro. Cualquier persona que tenga más de 4 moneda de oro debía rellenar una declaración ante el Banco de Inglaterra. Algunos británicos fueron inquietados, y una persecución se llevó a cabo. No fue hasta Margaret Thatcher en 1979 que terminó con este control.

En la actualidad, el oro ya no está en el centro del sistema monetario internacional, y la confiscación de oro pertenece al pasado. Pero eso podría cambiar. Los ciudadanos, como los bancos centrales, quieren poseer oro en tiempos de crisis o la inflación. Conservar su oro en casa o en un banco a veces no es suficiente. También hay que guardar secreto y ser discreto.

La gran confiscación: la posesión de oro fue ilegal en los Estados Unidos entre 1933 y 1975.

¿Conocías el golpe que dio el presidente Roosevelt el 5 de abril 1933?

La prohibición de poseer oro físico de inversión, impuesta por el presidente de los EE.UU Franklin Delano Roosevelt en 1933 mediante la Orden Administrativa 6102, es uno de los fenómenos más flagrantes de represión financiera en el terreno del robo o confiscación de las propiedades de los ciudadanos. Esta medida, firmada el 5 de abril de 1933, marcó un hito al prohibir la posesión de “monedas de oro, lingotes de oro y certificados de oro en el territorio de los Estados Unidos”.

Los acontecimientos recientes, como los ocurridos en Chipre, han avivado los temores sobre la posibilidad de que los ahorros de los particulares puedan ser confiscados bajo ciertas circunstancias. Aunque la motivación detrás de una confiscación de oro similar a la de 1933 no parece existir en la actualidad, es importante reconocer que los gobiernos tienen la facultad de cambiar las leyes y que podrían intentar confiscar oro u otros activos propiedad de los ciudadanos en el futuro.

La Orden Ejecutiva 6102, también conocida como la confiscación de oro de Roosevelt, se asemeja en cierto modo a una versión ‘vintage’ de la flexibilización cuantitativa. En aquel entonces, el sistema monetario estadounidense estaba bajo el patrón oro, lo que limitaba la capacidad del gobierno para emitir moneda. Por ello, se impuso la prohibición de posesión privada de oro físico de inversión a los ciudadanos estadounidenses.

El objetivo principal de esta medida era reunir todo el oro físico disponible en territorio estadounidense para estabilizar al dólar tras la Gran Depresión. A través de la Orden Ejecutiva 6102, los ciudadanos estaban obligados a entregar su oro físico a la Reserva Federal a cambio de dólares a un precio fijo de 20,67 dólares por onza troy. Aquellos que no cumplían enfrentaban multas significativas o incluso prisión.

Esta acción no fue única en su tipo. Históricamente, han habido otros casos de confiscación de oro por parte de gobiernos, como el saqueo de oro físico de inversión ordenado por el rey Carlos I de Inglaterra en 1638. Tales medidas ponen de manifiesto el poder del Estado para nacionalizar propiedades en nombre del «interés general», aunque en realidad puede percibirse más como un acto de robo que como una verdadera nacionalización.

Este día, El presidente de los estados Unidos decretó la prohibición de la detención de oro en los EE.UU., y ordenó la devolución de todos los artículos en oro (joyas, medallas,) , lingotes y monedas de oro y los certificados de Bancos de Reserva Federal antes del 1 de mayo de 1933, a un precio de 20.67 $/ onza.

1933 es el año de la Gran Depresión y provocó una grave escasez de oro. Los particulares compraban oro para deshacerse de dólares que perdían de su valor. La solución a este problema fue simple: fue ilegal poseer oro. Estas medidas excepcionales eran destinadas a evitar que los americanos pudieran almacenar oro físico.
Cualquier negativa a devolver su oro daba lugar a una multa de 10.000 dólares y 10 años de prisión.

Esta ley se mantuvo en vigor en los EE.UU. hasta 1975, año en el cual se abandonó el patrón oro.

Difundir el amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Posted

in

by

Tags:

© 2024. Made with Twentig.